De la adoración a la muerte…

… y algún otro estereotipo adosado al goticismo

Ayer, viendo una série de televisión en decadencia (sí, debo ser de los pocos que continúen apoyándola, dados sus niveles de audiencia y las tropelías que Telecinco comete contra ella), me sorprendió la cantidad de estereotipos en los que fueron capaces de incurrir los guionistas de El Comisario

En resumen, el capítulo hablaba sobre un desecho humano que se consideraba con derecho a ser transformado por un vampiro, dada su fotofobia, su atracción por la sangre y su metido-con-calzador gusto por la absenta, que consumía “a palo seco” de una petaca (sólo por eso ya se merece el calificativo del principio) 🙁

Dejando de lado la mediocre aproximación al mundo nocturno, me llamó la atención un comentario sobre la “supuesta” adoración a la muerte que profesamos todos los góticos. Es una creencia bastante extendida, e incluso a mí me ha ocurrido ya en un par de ocasiones…

Nosotros no adoramos a la Dama de blanco (al igual que no todos somos satánicos, vampíricos ni deprimidos). Sentimos cierta atracción por los sentimientos que ella provoca, ese desgarro del alma y la rebeldía ante Dios y las circunstancias de tan fatal desenlace, ya que es un caldo de cultivo excepcional para nuestros relatos, poesías, letras y, quizá, para nuestra necesidad de justificar lo que en el fondo sentimos por dentro.

Como románticos nos sentimos atraídos como polillas ante un fanal, porque nosotros mismos creemos portar un desgarro similar en nuestro interior. Explotamos esos sentimientos y los hacemos propios, acrecentando la empatía y sensibilidad hacia la vida que nos rodea. No somos rudos; símplemente aceptamos que un día todo acabará, y tratamos de admirar la belleza de esta vida sin denigrar el acto eterno que a todos nos aguarda.

Es quizá el contraste de lo que antes existía y ahora ya no volverá a ser, la definición de la vida y su indisociable dicotomía con la muerte; los eternos rivales, como la noche y el día. La sociedad nos posiciona en la oscuridad, sin darnos tiempo para mostrarles su equivocación. Sí, claro que somos seres obscuros, pero porque somos los únicos que tenemos la capacidad de ver belleza allí donde otros son ciegos y sordos, y no aceptan que pueda existir otra cosa más allá de la Luz.

Admiramos la obscuridad, sí, pero también la claridad de un amanecer, cuando todas las dudas nocturnas son vaporizadas por un halo de vida. Únicamente *admitimos* que pronto acaecerá otro anochecer, y las dudas regresarán…


Posted in Introspectivas, Nocturnos, Nvgnte, Televisión and tagged , , by with 2 comments.

No es otro mundo…

… u otra campaña más contra las minas antipersona

Madrid, avenida de Isaac Peral/ Ext. / Día

Un hombre de unos treinta años pasea en dirección a la plaza de Cristo Rey cogido de la mano de un niño de ocho años. El crío está feliz. Su padre le ha comprado un helado y tiene ciertos problemas para controlarle.

La cámara les sigue por detrás hasta que se convierte en subjetiva (punto de vista del padre) al pasar por un quiosco. No se detiene, pero de pasada la cámara se fija en la portada de un periódico y las imágenes saltan a la pantalla, ralentizadas.

Un campo arado / Ext. / Día

Sucesión de flashes fotográficos en las que un hombre con ropas andrajosas sostiene en brazos el cuerpo mutilado de un niño. Movimiento incontrolado, sugiriendo nerviosismo, urgencia.

Y la cámara sale del periódico.

Madrid, avenida de Isaac Peral/ Ext. / Día

El hombre continúa su camino, aunque algo ha cambiado en su mirada. Se le ve preocupado, aprieta nervioso el mentón y sus ojos saltan de un punto a otro, buscando, analizando y descartando con miedo. Aprieta el paso y aumenta la fuerza sobre el niño, que ya no salta como antes, y mira a su padre como si un sexto sentido le dijese que algo no anda bien.

De repente, el hombre pisa una loseta de metal del gas (se puede leer Comunidad de Madrid) con un sonido metálico que acalla cualquier otro ruido mundano y se detiene, lívido y con la respiración agitada. Su rostro demudado mira en todas direcciones, y comienza a sudar profusamente mientras el niño le tironea inútilmente de la manga de la camisa.

Un hombre, que ha visto lo que pasaba, se acerca y rápidamente aleja al niño de su padre, mientras un corro de curiosos lo rodean y, al percatarse de lo que va a ocurrir, se alejan paso a paso. En sus rostros se adivina alivio por no estar en su lugar y algo más, algo que nunca hubieran mostrado en ninguna otra ocasión: una mirada depredadora y morbosa, ansiosa por presenciar el fin de una vida humana. El niño mira a su padre, sin entender.

Padre

No te preocupes, hijo, no pasa nada. Ve con ese hombre… yo iré enseguida.

La cámara recorre el círculo de fisgones y se detiene en el niño, con el helado goteando y manchándolo con grandes ronchones sabor a frambuesa olvidado entre sus dedos. Se les ve gesticular; gritar y llorar; pero lo único que se escucha son un par de corazones latiendo con fuerza. Unos segundos después, cuando un resplandor anaranjado ilumina el rostro del niño, su boca quebrada en un mudo grito, uno de ellos deja de existir.

Voz en off

Es posible que no te importe lo que pueda ocurrir en una aldea perdida lejos de todos a los que amas, pero… ¿te afectaría de igual forma si fuese tu hijo quien no pudiera terminar su helado de la mano de su padre?


Posted in Contracorriente, Narrativas, Nvgnte, Televisión and tagged , , by with 3 comments.

Dieciséis/novenos, ¡por favor!

… o cómo España se encuentra en la cola tecnológica de la televisión europea

Parece mentira que todavía en 2008, con la TDT activa desde hace un par de años, con la capacidad de emitir señal panorámica por satélite desde el lanzamiento de las plataformas digitales (existía, por ejemplo, Taquilla 16/9) y con la tecnología ya existente desde mediados de los ’90 (en ¡analógico! con el Pal+) para emitir imágenes de televisión en 16/9, y con la drástica desaparición de las ventas de aparatos de TV 4/3, todavía hoy la única cadena que nos aseguraba libremente la retransmisión en español de los Juegos Olímpicos de Pekín, una cadena *pública*, TVE, haya sido prácticamente la única en Europa en mutilar la señal realizada por la organización de los JJOO y cortar inexplicablemente parte de las escenas

Que lo hagan la Fox o AXN en Digital+ con algunas de sus series (hay que agradecerles, toute fois, que bastantes se emiten en letterbox) ya es imposible de evitar después de las campañas de información y denuncia llevadas a cabo por una de las webs más importantes sobre emisiones por satélite y nuevas tecnologías en España – lo único que han conseguido es que la gente que quiera verlas tal y como fueron concebidas por su realizador se las baje de Internet y se desabone de la plataforma digital por satélite… pero eso es otra historia que no nos ocupa aquí… por ahora

TVE ni siquiera se planteó emitir en letterbox, la forma más simple de formato panorámico, con las barras negras (menos resolución, 544 píxeles, contra los 704 panorámicos) para asegurar al menos una señal fiel al original, aunque se perdiera calidad al “ampliarla” en los televisores panorámicos (porque desde luego *no podían* ni soñar en emitir una verdadera señal 16/9 por TDT, que mira que es difícil) – No, en lugar de ello, la única cadena que se aseguró los derechos de retransmisión sobre el territorio español, un ente que debería ser innovador por su carácter público y por ser la imagen de nuestro país en el exterior, optó por pasarse por el forro de su ego la obra del realizador chino y cortar por lo sano por alguna razón francamente desconocida por el que suscribe

Cortar por lo sano, además, *al llegar a España*, ya que se ha dado el caso de comentaristas españoles (porque ellos sí recibían la señal oficial del realizador chino) que hacían referencia a escenas que no aparecían en nuestras pantallas dada la salvaje mutilación sufrida. Cortar por lo sano no sólo imágenes sin importancia, sino al propio equipo olímpico español, como en esta imagen que capturé el sábado 23 tras decidir escribir esta denuncia

Equipo español (izquierda)

Este era el plano más abierto en aquel momento; a partir de aquí fue cerrandose en una panorámica hacia la derecha, yendo a peor… aún así, dado que Televisión Española recortó la imagen al formato 4/3 eliminando porciones a derecha e izquierda, el equipo español de Natación Sincronizada (medalla de plata) apareció *cortado* – lógicamente, en la imagen 16/9 la realización china no “perdió” a ninguna chica por el camino, ni española ni china, pero España decidió desde el principio que lo importante en una imagen siempre es el centro, y por eso se puede descartar el resto sin problemas… pues sí, señores de TVE, la delegación española se lo agradece en el alma que alguna de sus chicas no apareciera portando la plata en su propio país

¡Y esto es sólo una captura que hice de casualidad, casi sin buscarla! El resto de las televisiones que comprobé (Francia, Reino Unido, Holanda, Italia…) respetaron la señal panorámica de alta calidad y por la cual, además, *habían pagado* como lo hizo TVE

¿Os podéis siquiera imaginar la espectacularidad de la apertura y cierre de los Juegos en formato panorámico?

¡Por favor, señores! Que no es de recibo, que no hubiera costado *nada* insertar al menos unas barras negras en la imagen para emitirlo en analógico y por TDT, que no es necesario tener un receptor de alta definición para disfrutar de señales panorámicas de buena calidad, que la tecnología existe desde hace más de 12 años!!!

Pero… esa es la historia de nuestro país, ¿verdad? Es más importante qué político dice qué sobre otro, quién tiene razón en algo que enseguida se olvidará, que dar un buen servicio a quienes os soportan con sus impuestos 🙁


Posted in Nvgnte, Opinión, Televisión by with 1 comment.